“Soy un menesteroso, nunca tengo ni Con El Fin De calefacciуn pareja”

“Soy un menesteroso, nunca tengo ni Con El Fin De calefacciуn pareja”

La quiebra del sociуlogo se construyу una residencia “por sobre” de las “posibilidades”

Para que el banco nunca le desahucie planea saldar su gran biblioteca

Y de probar su “indigencia” abre a Crуnica su frigorifico vacнa

Diez habitaciones de la residencia sobre Amando sobre Miguel estбn ocupadas por libros. El sociуlogo los vende por 225.000 euros. Vнdeo JOSЙ AYMБ

“No enciendo la calefacciуn desde permite mбs de un aсo, escasamente tengo de consumir, me alimento sуlo sobre vegetales, legumbres, fruta y no ha transpirado pinrel. “. Apoyado en el salуn de su hogar, una autйntica jaula de oro en una exclusiva zona residencial en un poblado sobre Madrid, da la impresion mentira que el sociуlogo Amando sobre Miguel estй hablando de sн mismo. Sobre deseo, sobre frнo, de mendicidad. “Tengo demasiado cariсo a esta morada sin embargo soy sabedor sobre que el banco, en todo momento, me va a desahuciar”.

A las 77 aсos, quien durante dйcadas fue casi sociуlogo de cabezal sobre este paнs, el autor de mбs sobre 150 libros, el catedrбtico Ahora jubilado, reside carente vivir en йl porque quedу atrapado en la burbuja inmobiliaria. Levantу la mansiуn “por encima de mis oportunidades”, admite. Desplazandolo hacia el pelo Actualmente paga por tanto cuatro plantas, 2 salones, montacargas, jardнn. en lo mбs gran de lo preferible de Collado Villalba (Madrid), con esas vistas inigualables de la sierra. Es su Camelot, puesto que asн la llama, desplazandolo hacia el pelo su condena. Posesiones millonarias desplazandolo hacia el pelo vida “de indigente”.

El inicio de sus inconvenientes se encuentran en un encargo que le hizo a su vi?stago, arquitecto, realiza 15 aсos la hogar de 2 millones sobre euros en la sierra de Madrid. “Sн, cometн el error sobre gran cantidad de espaсoles”.

Sobre Miguel se levanta cada dнa a las 8 sobre la maсana. La ducha, con agua frнa, “es una de estas cosas mбs duras”. Desayuna un vasito sobre agua con su comprimido -“el cafй seri­a excesivamente caro”- y dos tostadas con mermelada, “imprescindible”, dice. Alguno de los pocos lujos en los que se atreve a caer. Asi­ como lee, escribe. Horas y no ha transpirado horas sobre pensamientos, plasmados en terminos “falto conocer si serбn publicadas”. Por motivo de que inclusive eso se le ha torcido “Tengo cuatro libros escritos que ninguna persona desea editar”.

Los tiempos cambian, tambiйn para intelectuales como йl. Algъn domingo se pasea por las tertulias (“Cuando me llaman, En Caso De Que podri­a ser lo realizan. Debo ser muy dнscolo”), aunque apenas sale en televisiуn.

Crуnica, al conocer de su situaciуn, acude a su Camelot. Junto a la bella casa se percibe un antiguo BMW aparcado en la paso. Un auto en desuso. La reliquia de cuatro ruedas resulta una de sus pocas prestaciones. “Utilizo el coche de bajar a la parada sobre bus, sobre ahн cojo el transporte pъblico. Nunca tengo ni Con El Fin De gasуleo. Me gustarнa venderlo, pero ninguna persona me lo compra”, nos cuenta.

En nъmeros rojos desde permite diversos aсos, el hombre que escribiу de el paro, las desigualdades en Espaсa, la decadencia de la sociedad, reside En seguida su mismo apagуn. Autor de mбs sobre 150 libros, Amando vive unicamente desplazandolo hacia el pelo escasamente llega a final de mes. “Mis beneficios son la pensiуn de la universidad [alrededor sobre 2.000 euros], alguna que otra colaboraciуn en medios igual que 13TV o The Objective, que nunca superan los 100 y 50 eurillos, respectivamente, desplazandolo hacia el pelo conferencias que he hexaedro en universidades igual que la Tomбs Moro”. Los gastos “El malvado IBI [2.600 euros al aсo]; la pensiуn de mi mujer, sobre la que me separй; la ayuda a mi hijo, en el paro; la seсora que limpia mi hogar la ocasii?n a la semana; el guardia sobre proteccion; el abono de metro. “.

Sobre la dimensiуn de su carestнa da gran idea su nevera, que nos la muestra desprovisto ningъn reparo. Queso. Dos botes de legumbres. Huevos. Fruta, muchisima fruta. Desplazandolo hacia el pelo su “adorada” confitura. Eso nunca puede incumplir. “Esta ъltima, de ciruela, me la regalу una gran amiga”.

En las estanterнas, en su mayorнa vacнas, pasta. “Me alimento de pasta bastantes dнas”. Contiguo a los tйs, una botella de cafй, semivacнa. “Lleva ahн 2 meses, sуlo de invitados”. Dice el arcaico profesor que su importe Con El Fin De condumio al mes es sobre sуlo “25 eurillos, ni mбs, ni menos”. Desplazandolo hacia el pelo desea agregar que йl nunca posee contratiempo, que ve la pobreza igual que alguna cosa natural.

їLa salida del laberinto? Amando goza de un plan. Reside por asi­ como Con El Fin De saldar su “apreciada biblioteca”, formada por 13.000 libros de “inmenso valor”. Nos enseсa, alguno an individuo, los mi?s grandes tomos. Historia, sociologнa, filosofнa, economнa, religiуn, leyes, ciencias polнticas, e inclusive sexualidad. Estos ъltimos los tiene en su habitaciуn ” con el fin de que las trastos de mis nietas no los descubran”. La temбtica seri­a variada. Camelot viaje en torno a los 100’s de ejemplares. Igual que si de un laberinto de las letras se tratara. Un laberinto que puede convertirse en la salida sobre Amando a sus dificultades “Con este dinero podrй retribuir los gastos que tengo”, dice tajante.

-їQuй implica para usted la biblioteca?

-Vendo la biblioteca por 225.000 euros, lo que necesito Con El Fin De pagar la deuda sobre la casa. El precio econуmico seri­a mнnimo, comparado al tasacii?n intelectual de todos estos libros. Tengo, entre diferentes cosas, el ъnico censo completo de todo el habbo s. XX.

-їA dуnde le gustarнa que fueran destinados los libros?

-Me gustarнa que se quedaran en Espaсa, en alguna universidad para ayudar al pensamiento sobre los mбs jуvenes. Ya he tenido ciertos interesados, como la Diputaciуn de Zamora.

-їEn quiйn se apoya Amando de Miguel?

-Mi conjunto de amigos me estб ayudando. Son ellos los que me animan a seguir adelante. Me invitan a comer. Debido a ellos puedo examinar proteнnas igual que un buen filete. Seri­a maravilloso.

LA VISITA DE UN AMIGO

Suena el timbre. Entra en la sala, que poco a poquito da paso a la oscuridad del paraiso sobre Madrid a travйs sobre las desmedidos ventanales, individuo de esos colegas en los que se apoya Amando. Miguel es individuo de sus discнpulos. Pupilo suyo de sociologнa, “uno sobre los que mбs conoce sobre mн”. Junto a йl, recuerda su situaciуn actual. Las cenas. Sus tardes contiguo a viejos conocidos. Todas ellas remuneradas por los colegas. Con el fin de colaborar a Amando. De adquirir la biblioteca, ni se deje. “Lo harнa, No obstante no puedo” confiesa el mozo compaсero sobre andadas del sociуlogo.

La noche llega en la sierra sobre Madrid. Las luces escasamente iluminan la parte de dentro sobre la vivienda sobre Amando sobre Miguel -“las enciendo En Caso De Que las necesitбis”, le dice al fotуgrafo, mostrбndose maravillado sobre recibirnos-.

Crуnica permite Camelot, en la cъspide sobre una peсa con maneras de бguila, flanqueada por mayusculos rocas y no ha transpirado rodeada de otras mansiones de las mismas caracterнsticas. No obstante ninguna como la suya. En su interior, nos despide un intelectual que promete saldar su biblioteca. De Canjear su vida, difнcil. Seri­a lo que le queda al insigne Amando de Miguel, el similar que falto impostura alguna dice rotundo “Sн, soy un menesteroso. No tengo ni de pagar la calefacciуn”. En su Camelot, lo constatamos, realiza frнo.

Share: